Se realiza en Samachique la primer presa bajo tierra del Estado con beneficios permanentes

Chihuahua.- El pasado miércoles 21 de noviembre se inauguró la primer obra en Chihuahua de presas bajo tierra a cargo del Ingeniero Álvarez Sánchez.

El innovador método de presas bajo tierra se realizó en Samachique, municipio de Guachochi y tuvo una inversión superior a los 6.4 millones de pesos, además de haber representado una importante fuente de empleo para los lugareños toda vez que parte del proyecto consiste también en contratar principalmente a personas del poblado que será beneficiado.

En entrevista para Noticias Chihuahua, el ingeniero Miguel Álvarez Sánchez informó que la idea para su proyecto nació hace 32 años, mientras era aún estudiante en la universidad de Kioto, Japón, donde aprendió sobre el comportamiento bajo tierra de la partícula del agua

Tras años de investigación y de dedicar su carrera al proyecto, expresa que obtuvo su primer patente el 10 de abril del 2017, siendo ésta la primera en su género en el país.

El Proyecto Presas Bajo Tierra consiste en el almacenaje del agua subterráneo a fin de que el vital liquido guarde las características optimas de pureza no alcanzadas siquiera por el producto embotellado que se encuentra en tiendas de conveniencia. Asimismo, señaló Álvarez Sánches, se asegura una evaporación menor que la ocurrida en las presas convencionales, la cual puede llegar a representar hasta un 35 por ciento de pérdida del almacenaje.

Entre los principales beneficios, el que mayormente llama la atención, es que, contrario a lo que ocurre con las presas convencionales, “no hay una alteración permanente al medio ambiente y el sistema es completamente autosustentable”, expresó el ingeniero Miguel Álvarez Sánchez.

“Bajo la tierra, se guardan las características del agua y es más pura, tanto como la que bebieron nuestros antepasados”, acotó el ingeniero.

Éste proyecto ecológico beneficiará a los habitantes del poblado de manera constante y ya que contarán con agua potable los 365 días de año de forma permanente. Además, dijo, ésta agua es apta cien por ciento para el cultivo, con lo cual se estima que se utilizará para el riego de 12 hectáreas a fin de que los pobladores puedan cultivar sus propios alimentos.

 

Notas relacionadas