Ejemplar actitud; mujeres de 70, 71 y 79 años de comunidad serrana concluyen su primaria

Chihuahua.- Martina, Juana y Eugenia, tres mujeres mayores de 70 años, que residen una comunidad alejada, en la Sierra Tarahumara, decidieron presentar sus exámenes de evaluación del nivel de primaria, en el Instituto Chihuahuense de Educación para los Adultos (ICHEA) y al acreditarlos, recibieron sus certificados de terminación de estudios.

En la comunidad de Ciénega de Silva, enclavada en las barrancas del municipio de Guadalupe y Calvo, cerca de los límites con el estado de Sinaloa, muy lejos de la cabecera municipal, se efectuaron los exámenes de conocimientos a personas mayores de 15 años que deseaban acreditar la primaria o secundaria.

Eberto Javalera Lino, director general del ICHEA, explicó que estas acciones se llevan a cabo como parte del Programa Especial de Certificación (PEC), que es un instrumento que valora los conocimientos adquiridos, basado en el “Modelo Educativo para la Vida y el Trabajo”, para que aquellas personas mayores de 15 años que no terminaron su primaria o secundaria, pero que siguieron formándose en su trabajo, oficio o en otros espacios, puedan certificar su aprendizaje y conocimientos.

Luego de la evaluación a través de este programa, 24 hombres y mujeres de la comunidad de Ciénega de Silva que se decidieron a continuar con su educación, recibieron sus certificados oficiales de primaria y secundaria, mismos que les fueron entregados esta semana.

En el evento destacó la presencia de Martina, Juana y Eugenia, quienes señalaron que “nunca es tarde para estudiar”. Orgullo de su comunidad, reconocieron el esfuerzo de los asesores del ICHEA, pues es digno de elogio el que se hayan trasladado hasta ese sitio de difícil acceso, principalmente en temporada de lluvias. Asimismo, anunciaron que seguirán con la educación secundaria y luego con la preparatoria abierta.

Recibieron su constancia de terminación de estudios de primaria, Doña Eugenia Pérez Nevárez, de 70 años y madre de 8 hijos; así como Martina Monárrez Pérez, de 79 años, madre de 9 hijos,  trabajadora del campo; y su hermana Juana Monárrez, de 71 años, madre de 6 hijos y viuda desde muy joven.

Sin importar su edad, ni el cansancio que implica el atender las responsabilidades del hogar, y aún a pesar de las enfermedades que les aquejan, decidieron superarse y demostrar a su familia, que después de darles estudios superiores a la mayoría de sus hijos, nada podía truncar sus ganas de estudiar y elevar así su autoestima y sus conocimientos.

En el año 2017, personal de la Coordinación de Zona 26 del ICHEA con sede en Guadalupe y Calvo, acudió a esta comunidad, para invitar a la población a que terminaran sus estudios de educación básica. Fue entonces cuando entre los asistentes, estas mujeres de edad avanzada, reflejando emoción, se formaron en primera fila y solicitaron la aplicación del examen de evaluación del “Programa Especial de Certificación” (PEC), el cual aprobaron al contestar con facilidad las 70 preguntas, lo que sorprendió a aplicadores y asesores.

Notas relacionadas