*ANALIZA MARU ESTRATEGIA DE SEGURIDAD Y…ABUCHEO DE POLICÍAS *EXPLOTA CORRAL VS. PEÑA, HACIENDA RESPONDE QUE SÍ HAY APOYOS *SE DEFIENDE BELTRONES: ‘CONSTRUYEN FICCIÓN PARA DENOSTAR’

LA COLUMNA

Tarde pero trascendió la información, eso sí, con lujo de detalles. Los policías municipales de Chihuahua le hicieron un panchote a su director, Gilberto Loya Chávez, y -de pasada- quien pagó la mayor humillación fue la alcaldesa capitalina, María Eugenia Campos Galván…el abucheo estuvo de antología durante la cena-baile en honor a los uniformados.

No es la primera ni será la última inconformidad que muestre la corporación si su jefe policiaco sigue al frente de la DSPM. El problema es él, quien cobra como director pero es programador técnico, aunque la culpa la tiene finalmente la propia presidenta quien -lejos de llamarle la atención- le ha solapado todas las irregularidades de que le acusan sus subordinados!

Por ejemplo, ayer mismo, Maru Campos informó que se está revisando con ‘el jefe’ Loya Chávez la estrategia de coordinación y operativa que tiene el Municipio para combatir la violencia. Incluso, más tarde y de manera inusual, expresó: “Yo aquí quiero externar mi completo y total apoyo al gobernador Javier Corral en esta denuncia que hace ante el gobierno federal, porque estará dañando gravemente al estado de Chihuahua, pues los recursos no son de la administración estatal ni municipal sino de todos los chihuahuenses”.

Sin embargo, de lo sucedido el viernes con sus policías no dijo ni pío. Fueron los agentes quienes se quejaron amargamente por no haber recibido los bonos de fin de año, ni el pago de horas extras que les adeudan y, para variar, un convivio en el que durante la rifa de regalos fueron -como siempre- sus escoltas y el subdirector de la DSPM, quienes resultaron ‘felices’ ganadores…

Todo, como un explosivo coctel, se detonó y como resultado el abucheo a la jefa del Ayuntamiento que ya no quería queso sino salir de la ratonera y, así, mejor abandonó el recinto dejando enchilados a los molestos agentes…afortunadamente ya no presenció ni escuchó el mar de quejas que siguieron expresando en contra de su director Gilberto Loya Chávez.

 

*****

Bueno, muy bueno, para eso ni quién lo dude; lo suyo son los reflectores y más cuando se le proyectan en la CDMX. El gobernador Javier Corral Jurado le atizó a la leña y sin miramientos lanzó temerarias acusaciones contra el presidente Enrique Peña Nieto y el PRI…como si anduviera encampañado el señor.

El primer panista del estado denunció al secretario de Hacienda, José Antonio Anaya, de retenerle las participaciones federales de diciembre por las investigaciones contra César Duarte Jáquez y el exsecretario del PRI, Alejandro ‘La Coneja’ Gutiérrez, y de ser así entonces no hay duda de que el gobierno federal protege al exgobernador ballezano y altos funcionarios tricolores.

Corral Jurado dijo muchas verdades a medias, pero también bastantes mentiras completas. Y ante el supuesto principal motivo de la reunión con los medios chilangos, no había concluido la rueda de prensa cuando la SHCP ya tenía la respuesta con un comunicado donde señaló que Chihuahua sí recibió en total 2 mil 030 millones de pesos extra, entre participaciones y aportaciones. Hacienda se deslindó de tener motivos electorales y que no está sujeta a partidos u organizaciones políticas.

Y es que, efectivamente, la presentación del chihuahuense nacido en El Paso, parecía un mitin político-electoral. Estuvo acompañado de figuras de la alianza PAN-PRD, respaldado a sus espaldas por Santiago Creel, Ernesto Ruffo, Guadalupe Acosta Naranja, Denisse Dresser, Jorge Castañeda, entre ogros tantos.

Javier Corral enfatizó que no hay testigos protegidos ni se protege a nadie, tanto en las investigaciones de la ‘Operación Justicia Para Chihuahua’ como en el caso del asesinato de Miroslava Breach Velducea. Y fue aquí donde surgieron los comentarios y hasta reclamos por los panistas involucrados en la llamada narcopolítica que no han sido ‘tocados’ por el nuevo amanecer, como el actual director del Municipio Mario Vázquez Robles y el entonces vocero del PAN estatal, Alfredo Piñera…

 

*****

No faltaron los asesores que le dijeron no hacer olas y estar tranquilo con su amparo bajo el brazo. Pero, nada dejado y entrón como son los norteños, Manlio Fabio Beltrones Rivera rompió el silencio y respondió a las acusaciones que se le hacen por su relación con el preso en Chihuahua, Alejandro Gutiérrez.

El priísta sonorense dijo haber leído algunas versiones periodísticas que dan cuenta de que las autoridades del gobierno de Chihuahua pretenden involucrar a su persona en hechos que le resultan ajenos y que, por tanto, desconoce.

“Parece que esta época electoral, lamentablemente, da para eso y para más. Confío en que esos excesos no marquen la intensidad de la contienda política de este 2018…es más fácil construir ficción para denostar, en donde deben hacerse respetar los derechos humanos y la fama pública”.

Beltrones Rivera explicó que, por eso, no puede permitir que las autoridades del Estado de Chihuahua cometan un deliberado daño moral a las personas, intentando obtener notoriedad política u ocultar el desastre de inseguridad que ha marcado a la presente administración del mandatario estatal, Javier Corral Jurado.

Para resumir la carta del expresidente nacional del PRI, éste finalizó así: “Ante la falta de certeza jurídica que deberían garantizar los operadores jurídicos del Estado de Chihuahua en el nuevo sistema de justicia penal acusatorio, es que me veo obligado a acudir a la justicia federal mediante el juicio de amparo con el principal objetivo, aunque parezca increíble, de poder acceder al expediente y así enterarme de los hechos que aparentemente se investigan a partir de declaraciones hechas por supuestos testigos beneficiados, y en su caso, hacer respetar los derechos fundamentales de los ciudadanos, los cuales, por cierto, parecen no importarle a algunos servidores públicos en aquel Estado”. Así la telenovela.

Notas relacionadas