SE VA HACER O NO SE VA HACER, LA RENUNCIA DE REYES EN TRÁNSITO

La columna

Las comadres se agarraron del chongo y hasta andan armadas. Ha trascendido que el político llegado a policía vial, Carlos Reyes López, podría renunciar –si es que no lo hizo ayer- a la Dirección de Tránsito por ponerse a las patadas con sus jefes de la Fiscalía General del Estado.

Se comenta que la causa fue el protagonismo que padecen los funcionarios de Gobierno del Estado, pues en el pasado evento de inauguración de la ‘Mini Ciudad Vial’, a Reyes López no lo pudieron bajar del presídium ni con grúa…se suponía que el lugar era para su patrón Óscar Alberto Aparicio Avendaño, jefe de la Policía Estatal.

Pero como el chisme corrió a velocidad de un reguero de pólvora y las burlas fueron de antología, ambos empleados estatales declararon que fue mera confusión y que no había tal enemistad.

Sin embargo, ayer el superior de ambos, el fiscalazo César Augusto Peniche Espejel, mencionó que esperaba la confirmación de la renuncia de Carlos Reyes a la Dirección de Vialidad y que hay otras áreas que pueden aprovechar sus características.

La relación con el titular de Tránsito fue siempre provechosa pero sus ‘características’ se deben aprovechar en otras áreas de responsabilidad. Entonces, con este adelanto, sí pensamos que se va a hacer…la renuncia de Carlos Reyes López.

Notas relacionadas