Preocupa a Otan segundo mandato de Trump, ¿por qué?

  • Los planes de la Otan con Ucrania se verían directamente afectados ante la llegada de Donald Trump

Washington. – La cumbre de la OTAN que se celebrará del 9 al 11 de julio en Washington se realiza en un contexto de creciente preocupación debido a la posible reelección de Donald Trump. El expresidente, conocido por su postura crítica hacia la alianza, podría cambiar radicalmente el enfoque de Estados Unidos hacia la guerra en Ucrania y la cooperación transatlántica.

Durante su primer mandato, Trump criticó a los aliados europeos por no gastar lo suficiente en defensa, dañando relaciones que la administración actual de Joe Biden ha intentado reparar. Con la guerra en Ucrania en pleno desarrollo, la necesidad de coordinación entre Estados Unidos y Europa para armar a Kiev es crucial para detener la expansión rusa. Sin embargo, Trump ha sido ambiguo sobre sus planes para la guerra, sugiriendo en ocasiones que algunos miembros de la OTAN podrían no recibir apoyo si no cumplen con sus compromisos financieros.

El investigador de la Universidad de Vanderbilt, Thomas Schwartz, afirmó que “los líderes de la OTAN están preocupados” por las posibles implicaciones de un segundo mandato de Trump. La administración de Biden ha proporcionado más de 53 mil millones de dólares en armamento a Ucrania, mientras que los países europeos han contribuido con unos 40 mil millones.

Trump ha insinuado que podría condicionar el apoyo a Ucrania a un acuerdo de paz que podría incluir la cesión de territorio a Rusia, una idea que alarma a muchos aliados de la OTAN. Liana Fix, analista del Consejo de Relaciones Exteriores, comentó que “Trump quiere un acuerdo y una foto con Putin y Zelensky, pero eso podría significar ceder territorio ucraniano, algo impensable por ahora”.

La posible creación de una OTAN de dos velocidades, donde solo los países que cumplen con sus aportaciones recibirían garantías de seguridad de Estados Unidos, podría desafiar el Artículo 5 de la alianza, que establece la defensa colectiva de todos sus miembros. Ante este panorama, Fix recomienda que los países europeos permanezcan unidos y se preparen para cualquier escenario.

Con la cumbre a la vuelta de la esquina, los líderes de la OTAN deberán enfrentar la realidad de un mundo cambiante y la posibilidad de un regreso de Trump que podría redefinir la política de seguridad internacional.