Prevén analistas una “gran sacudida del peso” ¿Cuándo sería?

Ciudad de México.- Las elecciones del 2 de junio en México, que resultaron en la victoria de Claudia Sheinbaum y su partido Morena, han dejado una huella notable en la economía nacional, especialmente en la fluctuación del peso mexicano. Este jueves 13 de junio, el peso ha comenzado a recuperarse de la volatilidad sufrida, aunque los analistas advierten que esta no será la última sacudida que enfrentará la moneda en la segunda mitad del año.

Factores de Volatilidad

Joaquín Barrera, director de Renta Fija e Inversiones en SURA Inversiones, destacó durante el foro “Meet Point Virtual Panorama en las inversiones post elecciones” organizado por El Financiero, que la volatilidad en los mercados y en el peso mexicano está influenciada por tres factores de riesgo externos.

  1. Elecciones en México: Con la reciente conclusión de las elecciones, el primer factor de riesgo ya ha pasado, aunque sus efectos aún se sienten.
  2. Elecciones en Estados Unidos: Las votaciones en noviembre en EE.UU., con la posible reelección de Donald Trump, representan el segundo factor de riesgo. La incertidumbre política en el país vecino afecta directamente la estabilidad del peso mexicano.
  3. Políticas Monetarias: El tercer factor está relacionado con las decisiones de política monetaria, como el reciente anuncio del Banco de México (Banxico) sobre posibles intervenciones para manejar la volatilidad del mercado.

Estrategias del Banco de México

En cuanto a las políticas monetarias, Banxico ha considerado la implementación de un programa de cobertura cambiaria de 30 mil millones de dólares para intervenir en situaciones de volatilidad extrema. Victoria Rodríguez, gobernadora de Banxico, ha subrayado la importancia de contar con mecanismos adecuados para estabilizar el mercado.

Jaime Barrera, director de Renta Fija e Inversiones en SURA, expresó que existen condiciones favorables para que Banxico continúe con una política de relajación monetaria en 2024. Se prevé que las tasas de interés puedan reducirse al menos en tres ocasiones más durante el año, finalizando en un rango de 10.25% a 10%.

Perspectivas y Recomendaciones

Las decisiones de política monetaria deben centrarse en factores estructurales de la economía mexicana, según Jaime Barrera. La estabilidad del peso y la confianza de los inversionistas dependen de una gestión cuidadosa de las tasas de interés y de la capacidad de respuesta a eventos externos significativos.

En resumen, aunque la reciente volatilidad en el peso mexicano puede generar preocupación, las estrategias del Banco de México y la vigilancia de factores de riesgo externos son clave para navegar estos desafíos económicos. La recuperación del peso y la estabilidad del mercado serán esenciales para el crecimiento y desarrollo económico en los próximos meses.