Salinas Pliego pierde otro “tiro” con el SAT y deberá pagar 2 mil 11 millones de pesos

Foto: Redes Sociales/Clasos
  • Malas noticias para Ricardo Salinas Pliego

Ciudad de México.- Ayer miércoles, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) logró una importante victoria en su prolongado conflicto fiscal con Grupo Elektra. El décimo octavo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito rechazó el amparo solicitado por la empresa, confirmando así la postura del SAT.

La decisión del tribunal obliga a Grupo Elektra a pagar un adeudo del Impuesto Sobre la Renta (ISR) correspondiente al ejercicio fiscal 2008, que asciende a aproximadamente 2 mil 11 millones de pesos, cifra actualizada a la fecha.

Contexto del Conflicto con Salinas Pliego

El SAT, organismo encargado de la recaudación y fiscalización de impuestos en México, determinó que Grupo Elektra, propiedad del empresario Ricardo Salinas Pliego, debía una significativa cantidad por concepto de ISR. La empresa argumentó que no había pagado dicho impuesto debido a supuestas pérdidas derivadas de la venta de acciones de otras compañías.

Ante la determinación del SAT, Elektra interpuso un juicio ante el Tribunal Federal de Justicia Administrativa para impugnar la decisión. Sin embargo, la sentencia en primera instancia fue favorable al SAT, lo que llevó a la empresa a apelar en una segunda instancia.

Segunda Derrota en Tribunales

En esta nueva resolución, el tribunal nuevamente desestimó los argumentos de Elektra, reafirmando la obligación de la empresa de cubrir el adeudo fiscal. Este fallo consolida la postura del SAT en este prolongado conflicto legal.

A pesar de las derrotas en las instancias previas, Elektra aún tiene la opción de impugnar esta resolución ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). De seguir esta ruta, la empresa buscaría revertir las decisiones desfavorables en una última instancia judicial.

Implicaciones y Próximos Pasos

La confirmación de este adeudo representa un triunfo significativo para el SAT, que ha intensificado sus esfuerzos para asegurar el cumplimiento fiscal entre las grandes corporaciones mexicanas. Por su parte, Grupo Elektra enfrenta una situación complicada, ya que debe decidir si llevará el caso ante la SCJN, lo que podría prolongar aún más esta disputa.

La comunidad empresarial y los analistas fiscales seguirán de cerca este caso, ya que su desenlace podría sentar precedentes importantes en la interpretación y aplicación de las leyes fiscales en México.