Manuel Guerrero, detenido por posesión de drogas, no por homosexual: insiste Qatar

Doha, Qatar – Las autoridades de Qatar han reafirmado que la detención y condena del ciudadano mexicano y británico, Manuel Guerrero Aviña, se debió a la posesión de sustancias ilegales y no a su orientación sexual, como han afirmado su familia y varias organizaciones de derechos humanos. Según un funcionario catarí, las acusaciones de discriminación vertidas por la familia de Guerrero son falsas.

Guerrero Aviña fue arrestado en febrero pasado y acusado de posesión de drogas, después de que un análisis confirmara la presencia de anfetamina y metanfetamina en su organismo. Un juzgado de primera instancia lo declaró culpable de estos cargos, sentenciándolo a seis meses de prisión, aunque con suspensión, y a pagar una multa de 10 mil Riyal cataríes (aproximadamente 2,750 dólares).

La familia de Guerrero y organizaciones como Amnistía Internacional han denunciado que la detención se produjo debido a su orientación sexual, señalando que ocurrió poco después de que Guerrero aceptara reunirse con otro hombre a través de la aplicación de citas ‘Grindr’. Estas afirmaciones han sido rotundamente negadas por las autoridades de Qatar, quienes aseguran que no se tuvo en cuenta ningún otro factor más allá de la posesión de drogas en el momento de la detención.

“El señor Aviña fue tratado con respeto y dignidad durante toda su detención”, afirmó la fuente catarí. Añadió que desde el arresto, tanto Guerrero como su familia han hecho numerosas acusaciones falsas para generar simpatía pública y apoyo a su caso. Además, subrayó que en Qatar existen leyes estrictas contra la posesión y distribución de drogas ilegales, y que las autoridades están comprometidas en combatir este problema.

El proceso judicial aún no ha concluido, ya que Guerrero tiene la oportunidad de apelar la sentencia preliminar, y la fiscalía catarí también puede impugnarla en un plazo de 30 días. Enrique Guerrero, hermano de Manuel, confirmó que el mexicano no puede salir de Qatar hasta que finalice todo el proceso legal, lo que podría tardar al menos un mes y medio.

Las organizaciones de derechos humanos han solicitado a Qatar que anule la condena, destacando las condiciones adversas que Guerrero enfrentó durante su detención, incluyendo la falta de acceso a su tratamiento para el VIH. Guerrero fue puesto en libertad provisional el pasado 18 de marzo, pero sigue bajo una prohibición de viajar al exterior, complicando su acceso a los medicamentos necesarios.

El caso ha atraído la atención de activistas y del Gobierno de México, que inicialmente se mostró reacio a intervenir debido a que Guerrero se registró en Qatar como ciudadano británico. Sin embargo, finalmente aceptaron intervenir, respondiendo a la creciente presión pública y a la campaña creada por los defensores de Guerrero para asegurar su liberación y regreso seguro.