Joven asesina a su mamá y hermanito con autismo; vivió con los cadáveres por casi 4 meses

Puebla, México – La comunidad de Nuevo Necaxa, en el municipio de Juan Galindo, Puebla, está en shock tras el descubrimiento de los cuerpos de Brenda Parras Barrios, de 48 años, y su hijo Irving Gael, de 11 años. Ambos habían sido reportados como desaparecidos desde el 1 de febrero de este año. Las autoridades han detenido a Erick Roberto ‘N’, de 23 años, hijo mayor de Brenda y hermano de Irving, como el principal sospechoso del doble homicidio.

El hallazgo se produjo gracias a una denuncia de los vecinos, quienes alertaron a las autoridades sobre un fuerte olor fétido que emanaba del domicilio de las víctimas. La Fiscalía de Puebla, al investigar el lugar, encontró los cuerpos en avanzado estado de descomposición y desmembrados, ocultos en bolsas de plástico en el patio de la casa.

Detalles del Crimen

Erick Roberto ‘N’ había sido quien presentó la denuncia por la desaparición de su madre y hermano, alegando que habían salido del hogar y no había tenido noticias de ellos desde entonces. La desaparición fue ampliamente difundida en redes sociales, sin resultados positivos hasta el reciente descubrimiento.

Según los primeros reportes, Erick Roberto ‘N’ habría convivido con los cuerpos de su madre y hermano durante aproximadamente cuatro meses antes de que las autoridades intervinieran. Esta macabra convivencia ha causado un profundo impacto en la comunidad, que ahora busca respuestas ante tan horrendo crimen.

Reacciones y Continuación de la Investigación

La Fiscalía de Puebla continúa recabando pruebas y testimonios para fortalecer el caso contra el acusado. Los vecinos y familiares de las víctimas han expresado su horror y desconcierto ante la tragedia, que se suma a una serie de hechos violentos que han afectado a la región en los últimos meses.

Las autoridades han solicitado la colaboración de cualquier persona que pueda aportar información adicional relevante para esclarecer completamente los detalles de este caso. La comunidad de Nuevo Necaxa espera justicia para Brenda y Irving, y que se arroje luz sobre los motivos detrás de este acto atroz.