Hermana de Xóchitl Gálvez enfrenta condena de 80 años de prisión

Ciudad de México. – La justicia mexicana ha solicitado una pena de 80 años de prisión para Malinali Gálvez Ruiz, hermana de la candidata presidencial Xóchitl Gálvez, por su implicación en delitos de privación ilegal de la libertad, asociación delictuosa y posesión de armas exclusivas del Ejército.

Malinali Gálvez enfrenta cargos por su participación en el secuestro de Marcela Patricia Flores Domínguez y Rodolfo Morales Hernández, ocurrido hace más de una década. En ese tiempo, Gálvez formaba parte de la peligrosa banda de secuestradores conocida como Los Tolmex, reconocida por su extrema violencia y métodos brutales.

El Ministerio Público Federal ha detallado que Los Tolmex solían mutilar a sus víctimas y grabar videos de estos actos para enviarlos a los familiares, con el objetivo de exigir rescates millonarios. Este modus operandi generaba un terror considerable y una presión intensa sobre las familias de las víctimas.

El secuestro de Flores y Morales se llevó a cabo el 22 de mayo de 2012. Según los informes, Malinali Gálvez organizó un encuentro con Flores en Ciudad de México y los convenció de seguir una furgoneta, conducida por otro miembro del grupo criminal, bajo el pretexto de reunirse con Xóchitl Gálvez, quien en ese momento era diputada del Partido de Acción Nacional (PAN). Al llegar al destino, fueron secuestrados y confinados en una jaula de dos por 1.5 metros.

Inicialmente, los secuestradores exigieron 20 millones de pesos como rescate, cifra que luego redujeron a 10 millones. Finalmente, lograron obtener 2.4 millones de pesos y joyas. Esta información fue revelada por el diario ‘La Jornada’, basándose en documentos judiciales.

Afortunadamente, las fuerzas de seguridad lograron rescatar a las dos víctimas poco después del secuestro, y Malinali Gálvez junto con sus cómplices fueron arrestados y enjuiciados. El juicio de Gálvez concluyó en febrero de este año, y se espera que la sentencia sea dictada en breve.

Este caso ha generado un gran impacto en México, no solo por la gravedad de los delitos cometidos, sino también por la conexión familiar de Malinali con Xóchitl Gálvez, una figura política de alto perfil. La severa pena solicitada refleja la determinación de las autoridades mexicanas de castigar con firmeza a aquellos involucrados en actividades delictivas tan graves como el secuestro.