Tragedia en el Reino Unido: muere bailarina enjuego sexual que salió mal

Bradford, West Yorkshire – En un trágico incidente que ha conmocionado a la comunidad, una bailarina británica, Georgia Brooke, de 26 años, murió estrangulada durante un juego sexual que involucró drogas, según determinó un tribunal del Reino Unido. Su novio, Luke Cannon, de 31 años, se quitó la vida tras el fatal desenlace.

La tragedia ocurrió en febrero de 2022, cuando la pareja, después de consumir GHB y cocaína, participó en una actividad sexual experimental en la casa de Brooke. Según la investigación policial, la relación entre Brooke y Cannon tenía una naturaleza “experimental” y Brooke tenía un interés particular en el “estrangulamiento”.

El forense Martin Fleming concluyó que aunque no había evidencia de que Cannon tuviera la intención de matar a su novia, usó una “fuerza excesiva” durante el acto. Brooke fue declarada muerta en un hospital tras sufrir un paro cardíaco poco después del incidente. Cannon, quien llamó a los servicios de emergencia y acompañó a Brooke al hospital, huyó del lugar antes de ser interrogado por la policía. Su cuerpo fue encontrado ahorcado en un área boscosa cerca del hospital al día siguiente.

La familia de Brooke manifestó que el comportamiento de Georgia cambió significativamente después de comenzar su relación con Cannon en 2021, acusándolo de ser “coercitivo” y “controlador”. La investigación reveló que Brooke y Cannon mantenían una relación que implicaba prácticas sexuales riesgosas, las cuales finalmente llevaron a un desenlace fatal.

En su declaración, el forense Fleming emitió una advertencia contundente sobre los peligros del estrangulamiento sexual, calificándolo como “peligroso y temerario” y subrayando que con demasiada frecuencia termina en consecuencias fatales. Este caso resalta los riesgos asociados con ciertas prácticas sexuales y el uso de drogas, y la necesidad de una mayor conciencia y precaución.

Este trágico incidente ha dejado a la comunidad en shock y subraya la importancia de la seguridad y el consentimiento en las relaciones íntimas. La advertencia del forense sirve como un llamado a la reflexión sobre los límites y los peligros de ciertas prácticas sexuales que, aunque consensuadas, pueden resultar mortales.