Confirma la Profepa que rellenan cavernas y derraman cemento en acuífero natural por Tren Maya

Cancún. – La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) confirmó el derrame de cemento en el sistema de cavernas “Garra de Jaguar”, “Manitas”, “Ixtun”, “Openheimmer” y “Ocho Balas”, como resultado de las obras del Tramo 5 Sur del Tren Maya. El incidente ocurrió durante la colocación e hincado de los pilotes para el viaducto elevado, lo que llevó a que el cemento se filtrara hacia el acuífero y se solidificara en las cuevas afectadas.

El informe de la Profepa, presentado al Juzgado Primero de Distrito en Mérida, Yucatán, es parte de la demanda de amparo presentada por ciudadanos de Playa del Carmen, en el municipio de Solidaridad. La suspensión definitiva emitida por el juez Adrián Fernando Novelo en enero pasado ordenaba detener las obras, pero el Gobierno Federal, a través de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), así como las empresas subcontratadas, han continuado con la construcción.

Daños Ambientales Confirmados

La inspección realizada por la Profepa confirmó que el cemento vertido en las cavernas se solidificó y causó graves daños. El informe también reveló procesos de oxidación de pilotes, colapso del techo de un cenote y modificaciones en las cuevas debido a la perforación para la instalación de pilas. Además, se descubrió la extracción de agua sin autorización y el relleno y sepultamiento de cavernas con material pétreo, entre otras violaciones a la condicionante 26 del resolutivo de impacto ambiental otorgado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en junio de 2022.

Consecuencias Legales y Preocupación Ambiental

El juez Novelo emitió un acuerdo después de recibir el informe de la Profepa, indicando que la suspensión definitiva debía mantenerse debido a los daños ambientales de difícil o imposible reparación. El juzgador ordenó una inspección judicial para corroborar el desacato a la suspensión y las violaciones a las condicionantes ambientales.

La activista Patricia Godínez, miembro de la organización Moce Yax Cuxtalt y del movimiento “Sélvame del Tren”, calificó el reporte de la Profepa como “escalofriante”, señalando que las obras del Tren Maya están causando un daño irreversible a las cavernas, cenotes y acuíferos. A pesar de la suspensión y las pruebas de daño, las obras continúan, exacerbando la afectación ambiental.

El biólogo y espeleobuzo Roberto Rojo criticó el impacto del Tren Maya en las cavernas y cenotes, recordando que los buzos y guías de turistas siempre han tenido cuidado para no dañar el ecosistema. “De pronto llega el gobierno y rompe y destruye las cuevas, destruye las estalactitas, contamina el agua. Ha sido una pesadilla el proyecto del Tren Maya en Quintana Roo”, lamentó Rojo.

El caso resalta la controversia en torno al Tren Maya y la preocupación por el impacto ambiental del megaproyecto. La comunidad y los activistas exigen que se detengan las obras y se tomen medidas para evitar más daños a los frágiles ecosistemas de las cavernas y cenotes en Quintana Roo.