*Enfrentamientos armados *No fue así *La broncota

El fiscal general del Estado, César Jáuregui, aclaró el tema de la iglesia balaceada en el poblado de Santa Anita, en Guachochi, y es que, aseguró que la bronca no fue contra la propia iglesia, sino que fue un enfrentamiento en donde los que iban perdiendo, se escondieron en el templo que estaba vacío.

Ahí fue en donde se dio la refriega en donde uno de los bandos, pudo capturar a un contrario y lo decapitó en el lugar, sumándole más terror a la escena.

Aún no se sabe a qué bando pertenecía el muerto, pero seguramente era de los que iban perdiendo. Aunque la explicación de César Jáuregui resulta bastante convincente, el problema ha sido imparable, pues a menos de 24 horas de ese incidente se desató el terror en Villa Coronado y luego en Madera, en donde por lo menos van 12 muertos por los enfrentamientos.

**********

Quienes no pueden ponerse de acuerdo, a pesar de todos los cambios, es la Secretaría de Seguridad Pública Estatal que encabeza Gilberto Loya, y la Fiscalía de Distrito Zona Centro, bajo el mando de Francisco Martínez Valle.

Este miércoles se registró una persecución, que terminó con el choque de los delincuentes y la detención de dos de los tres robacarros.

Aunque el fiscal zona centro, Francisco Martínez, aseguró que los propios agentes de Vialidad refirieron que no fueron agredidos a balazos en ningún momento, y que la detención obedeció sólo al robo de vehículo, la SSPE dijo otra cosa.

Gilberto Loya y César Komaba, protagonizaron un video en donde alardearon a más no poder sobre el heroísmo de los agentes que “fueron atacados a balazos”, aunque eso jamás haya ocurrido. De ese tamaño el ridículo que le hicieron pasar al jefe Loya.

**********

La broncota que trae el titular de la Cruz Roja en Aldama, César N. es bastante grave, pues se le acusa de haberse llevado a un adolescente con fines sexuales, y aunque el muchachillo asegura que no pasó nada, la familia quiere tomar cartas en el asunto.

Se dice que uno de los tíos del chavo, es policía municipal de Aldama, es decir, es uno de los malosos del señalado corrupto alcalde Miguel Rubio, por lo que ahora el imputado tuvo que buscar refugio en Chihuahua, ya que pese a la acusación en su contra, lleva su proceso en libertad.

De entrada, César ya se quedó sin chamba, pero ahora tiene que enfrentar la ira de la familia del adolescente, al mismo tiempo que enfrenta el proceso y la investigación en su contra.