*Migrantes *La corrupción en el Bienestar *CFE

A nadie le importan los migrantes, pues a pesar de que se dio a conocer la agresión de la que fueron víctimas los venezolanos en Ciudad Juárez, justo en el llamado “bordo” entre Estados Unidos y México, nadie levantó la voz.

Las autoridades chihuahuenses se limitaron a enviar a unos cuantos policías para evitar que los migrantes intenten cruzar al otro lado, pero a los gringos nadie les dijo nada.

Los agentes de “la migra” accionaron sus armas no letales, y lastimaron a varios venezolanos que se encontraban en el cauce del río, muchos de ellos, del lado mexicano, y aunque este martes estuvo el canciller Marcelo Ebrard en Chihuahua, vino a lucirse políticamente, pues no actuó para defender la soberanía nacional.

Desde el Palacio de Gobierno tampoco se hizo mucho y simple y sencillamente, los gringos actúan en la impunidad. No fueran narcos mexicanos porque entonces ahí todo mundo brinca en su defensa.

**********

Se agudiza la problemática de la corrupción al interior de los programas del Bienestar en esta entidad, pues algunos de los quejosos, pasaron de las denuncias públicas, a las denuncian formales.

Aunque la Fiscalía General del Estado que dirige Roberto Fierro, ha fingido demencia entorno a las denuncias en contra de Juan Carlos Loera, Marcelino Gómez y compañía, ahora la cosa se pone más dura, pues se acudió a instancias nacionales.

Dicen algunos de los ex siervos de la nación, que son varios los que han ido hasta la Secretaría de la Función Pública Federal, al CEN de Morena, a las oficinas centrales del Bienestar y hasta la Auditoría Superior de la Federación, todo con el fin de dar por enterado a medio mundo de las marranadas que en Chihuahua hacen los funcionarios federales.

Deberían tomarles la palabra y hacerles una auditoría externa para que les saquen todo el robadero que han hecho, sobre todo en contra de los adultos mayores y discapacitados.

**********

Es el colmo, la Comisión Federal de Electricidad, le dijo a la gente que no sea estúpida, que la luz está muy cara y que es mejor que laven a mano para que ahorren energía.

Así de ridículos y simples se han convertido estos lastres de la nación, todo aprendido al pie de la letra, del propio presidente López Obrador.

Bien le aprenden las ocurrencias al presidente, tanto así que en Chihuahua hemos podido ver declaraciones similares de los funcionarios de la 4T.

Sólo nos falta que nos pidan cocinar con leña, movernos en bici y de ser posible, absorber el sol durante el día para no encender los calentones por las noches. De ese tamaño es el retroceso de nuestro Gobierno Federal y sus paraestatales.