*Jesuitas rompen diálogo con la Maru *Javier Corral sabe rezar *Duarte con un pie afuera

La gobernadora María Eugenia Campos, mostró su apoyo e interés por la congregación jesuita, brillando por su ausencia en la ceremonia religiosa organizada para honrar la memoria de los dos sacerdotes asesinados en Cerocahui, Javier Campos y Joaquín Mora.

Quienes permanecen cercanos a la gobernadora, dicen que su ausencia se debe a que la noche del viernes se realizó una reunión entre Maru Campos y algunos religiosos, quienes le hicieron el fuerte reclamo por lo acontecido, y la reunión terminó en disgustos.

Esto se vio reflejado en el mensaje que emitió el padre provincial, Gerardo Morán Madrid, quien pidió a la ausente gobernadora Maru Campos y al ausente virrey, Juan Carlos Loera, que no se estén haciendo locos, pues, así como en 72 horas pudieron encontrar los cuerpos que “El Chueco” se llevó tras cometer el atroz crimen, así deberían de buscar a los miles de desaparecidos que hay en Chihuahua.

Por su parte el jesuita Javier Ávila, director de la Comisión de Solidaridad y Defensa de los Derechos Humanos (Cosydhac), rompió el dialogo con le gobierno estatal, nada más y nada menos que por ineptos, pues asegura el jesuita, que el gobierno estatal no da solución al desplazamiento de una comunidad cercana a Creel, ocupada en su totalidad por una banda delincuencial y que ya han denunciado meses atrás…pero el gobierno de Maru solo les ha dado la espalda.

Javier Ávila dio a conocer, que horas antes de que los sicarios de José Noriel alias el Chueco, llegaran a la parroquia donde ejecutaron a un civil y a los dos sacerdotes, pasaron a la casa de otra familia con la que habían tenido problemas, matando a Raúl Osvaldo Berrellesa de 22 años, enfrente de su esposa, secuestraron a su hermano y quemaron la casa…

Lo que los asesores de Maru deben hacerle ver, es que, no es una buena idea meterse con el clero, pues esas disputas nunca acaban bien, sobre todo con una congregación tan poderosa como es la jesuita, pero ahí que le siga haciendo caso al sonorense, Luis Serrato, al cabo al rato él se regresa a su tierra y aquí deja el cochinero…

***************

En la misa a la que no asistieron Maru Campos ni Juan Carlos Loera, sí llamó los reflectores el exgobernador Javier Corral, quien nuevamente hizo lo suyo para con los medios de comunicación, a los cuales trató de ignorar descaradamente y como ya es costumbre, aventó a su esposa Cinthya Chavira por delante.

Javier Corral salió corriendo del templo del Sagrado Corazón de Jesús, y jaloneando a su esposa, la aventaba hacia enfrente para interponerla entre él y los reporteros, quienes le cuestionaban el motivo porque durante cuatro años, dejó al “Chueco” delinquir en la impunidad.

Luego arremetió contra los comunicadores, diciéndoles que ellos irían a prisión primero que él; como lo acostumbra, una respuesta visceral al cuestionamiento sobre las denuncias penales que pesan en su contra. “Primero los encierran a ustedes antes que a mí”, dijo furioso Javier Corral Jurado.

***************

El primer paso para la liberación del otro exgobernador ladrón, César D. J., ya se llevó a cabo, y fue su hospitalización y una presunta operación por su hernia inguinal, la cual lo mantiene en el hospital ya en “reposo”, o tal vez vacaciones de su encierro en el hotel cinco estrellas de Aquiles Serdán.

La defensa de César D., ha dejado muy claro que la estrategia para conseguir la casa por cárcel, va muy estrecha con la idea de las condiciones de salud del expriista, por lo que es más que obvio lo que se pretende con su traslado al Christus Muguerza, el cual se dio coincidentemente, justo cuando se desarrollaba la misa para los sacerdotes jesuitas.

Con esa intervención quirúrgica, se busca reforzar el amparo que fue aceptado por un juez federal, y que se encuentra en este momento en observación, por lo que muy seguramente, Césarín se salga con la suya, lo que tenía que pasar justo en el sexenio de María Eugenia Campos.