Urge tipificar en México el delito de violencia política en contra de las mujeres: Diputados

En favor de tipificar el delito de agresión a una persona en razón de su género, se pronunciaron diputadas de Acción Nacional, escritoras y ex funcionarios de la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales (Fepade), durante la presentación del libro “Violencia política contra las mujeres: el precio de la paridad en México”.

La diputada del PAN, María de los Ángeles Ayala Díaz sostuvo que es urgente discutir y difundir la violencia que enfrentan las mujeres que incursionan en la política. El reto es crear estrategias de solución efectivas para abatir ese fenómeno, a través de políticas públicas construidas con propuestas provenientes de la sociedad civil.

Aunque la agresión hacia esta población no es un tema nuevo, hoy se hace más visible y frecuente debido a que la paridad de género en las candidaturas a todos los cargos de elección popular, es obligación constitucional desde la reforma política de 2014.

“La Carta Magna lo establece, ahora generemos mejores mecanismos para proteger y garantizar la paridad de género libre de violencia y transformar la cultura política y social en otra que sea incluyente, respetuosa e igualitaria”, propuso.

La obra, escrita por Gabriela Vargas Gómez y Silvia Guadalupe Palazuelos, permite reflexionar en torno a situaciones agresivas hacia esta población a consecuencia del acceso institucional a espacios que tradicionalmente fueron ocupados exclusivamente por hombres, como es la política.

La también secretaria de la Comisión de Economía, Comercio y Competitividad, apuntó que proponer soluciones a los problemas “incluye a mujeres y hombres para que se involucren y eduquen desde los hogares, a partir del respeto e inclusión”. El reto es trabajar por la inclusión en todos los niveles político, social, religioso y familiar. “Hagamos la sinergia, necesitamos de la ayuda de la sociedad civil organizada, sus puntos de vista, en las empresas para que sumen a más mujeres para escribir nuevas historias de participación”.

La legisladora del PAN, Silvia Guadalupe Garza Galván aseguró que todavía hay mucho camino por recorrer para que se reconozca la capacidad integral de las mujeres, incluida la política, a fin de que ocupen más cargos públicos donde se tomen decisiones, como por ejemplo la Junta de Coordinación Política, cuya paridad no se tiene.

La también integrante de la Comisión de Medio Ambiente, Sustentabilidad, Cambio Climático y Recursos Naturales, celebró que se hable abiertamente de esta situación y las voces retumben fuerte en los oídos de los hombres para construir un mejor país, mediante la suma de esfuerzos de ambos géneros para acceder a una vida mejor para niñas y mujeres.

Señaló que el tema es apasionante y analizarlo a través de este libro, prende una luz para encontrar alternativas que resuelvan la problemática. Desde la trinchera en que cada quien se encuentra se tienen historias propias de violencia política, desde la casa, escuela y en el desempeño de los cargos, tendencia que debe abatirse, apuntó.

También del PAN, la diputada Marcela Torres Peimbert aseveró que México, lo primero que necesita es tipificar realmente como delito el agredir a una persona en razón de su género. “Viví lo difícil y la resistencia enorme que hay dentro de los propios partidos políticos y ámbito político para tipificarlo”.

Los comentarios más amables, sostienen que “se les va a dar el camino a las mujeres para que peor no vaya, ahora van a tener la ley de su lado para tipificar cualquier cosa que pase en campaña, resulta que serán víctimas”, reseñó.

Otro factor que incide en la política, es la situación económica que vivimos las mujeres en México; “mientras no haya empoderamiento económico, el obstáculo y bloqueo para acceder en mayor número a campañas políticas realmente libres para gobernadoras, alcaldesas y presidentas, es carísimo.

Un enorme número de mujeres no pueden soñar con algún día contender porque el dinero que ganan lo quieren asegurar para sus familias, ya que pocos hombres pagan la pensión alimenticia que debe cubrir”.

Eso impide que entren más mujeres a campañas políticas. Muchas entran subordinadas a un gran líder varonil y si son lo suficientemente dóciles, sucede en todos los partidos políticos, las designan como candidatas, porque por sí mismas es muy caro que una mujer solvente el costo de una campaña.

De la misma bancada, la legisladora Annia Sarahí Gómez Cárdenas, secretaria de Cultura y Cinematografía, celebró que se escriba un libro sobre la participación política de las mujeres y se realice desde la sociedad civil. Resaltó que también “hay un precio por legislar desde la paridad, porque cuesta mucho. Se creería que no y fuera al revés, pero no”.

Planteó la necesidad de definir la sinergia entre las mujeres que participan en política y la sociedad civil, para impulsar estos temas y establecer los derechos por ley y no por cuota, a fin de que esta población en todo el país impacte y esté presente en la toma de decisiones en todos los niveles políticos.

“Hoy estamos en la legislatura de la paridad de género y han sido golpeados programas vinculados con el avance de las mujeres”.

Notas relacionadas