Ante descomposición social, debe garantizarse atención integral a infantes, con participación de la familia

CDMX.- En el marco del foro “Estimulación temprana, acción preventiva para el desarrollo integral del ser humano”, la diputada Susana Cano González (Morena) resaltó la importancia de garantizar atención integral a las nuevas generaciones de niñas y niños, con la participación decidida de la ciudadanía, ante la descomposición social que prevalece en el país.

La también integrante de la Comisión de la Niñez y Adolescencia, propuso establecer programas de estimulación temprana en todas las estancias infantiles, con personal especializado, así como en las unidades de ginecología. Lamentó el exceso de burocracia que retrasa el establecimiento de métodos que alienten el desarrollo de los menores.

Aplicar estos estímulos con la participación de madres y padres de familia, en los primeros meses de vida, contribuye a identificar y promover aptitudes innatas, para asegurar un crecimiento equilibrado y armonioso, precisó.

Consideró que los adultos tienen el compromiso de coadyuvar con acciones al desarrollo infantil, a fin de lograr una generación diferente. Convocó a los ciudadanos, a cooperar de forma decidida ante los cambios sociales.

La legisladora de Morena, Martha Robles Ortiz, también secretaria de la Comisión de la Niñez y Adolescencia, resaltó que como parte de la transformación propuesta por el próximo gobierno federal, se crearán 111 universidades con nuevas carreras y programas de estudios. Planteó insertar asignaturas que contribuyan a alentar el desarrollo infantil de forma integral.

Refirió que “han cambiado las condiciones sociales, ahora las familias tienen dos o tres hijos, con el fin de darles una mejor calidad de vida y detectar oportunamente cualquier afectación que les permita tener un desarrollo más sano y mejor. Antes, se procreaban entre 10 a 12 niños y se desconocían los métodos que apoyarían su crecimiento y las instituciones públicas tampoco los difundían”.

Nora Rosas Morales, enfermera maternal-infantil especialista y ponente del evento, advirtió que el uso de modismos en la crianza de un bebé altera su desarrollo del habla, ya que no ayuda a una adecuada pronunciación de las palabras. Propuso diseñar proyectos para aplicar la estimulación temprana a infantes menores de dos años.

En el encuentro, los asistentes externaron su preocupación por la falta de políticas y programas especializados para la estimulación en menores de dos años. Pidieron cerrar centros que ofrecen este tipo de servicios, y no cuenten con profesionales ni certificación. Previamente, se realizó una demostración con una bebé de dos meses para dar a conocer los ejercicios y tipos de estimulación que requiere la niñez.

Notas relacionadas