Queda absuelta Elba Esther Gordillo por los delitos de lavado y delincuencia organizada

Luego de cinco años y cinco meses, Elba Esther Gordillo, exlideresa del mayor sindicato de América Latina, ha sido absuelta de los juicios por delincuencia organizada y lavado de dinero.

El magistrado federal que le absolvió consideró que las pruebas acumuladas durante el proceso no acreditaron la responsabilidad de la maestra en las acusaciones, declaró Marco Antonio del Toro, abogado de Gordillo.

Por su parte, Elba Esther señaló que por el momento no dará declaraciones pues “debido a la muy larga situación de aislamiento a la que se vio sometida” le es necesario un plazo para asimilar privadamente las emociones que se derivan de “un hecho tan importante en lo personal”, según dijo.

Completamente absuelta, la exdirigente no tendrá ninguna restricción para continuar con su vida pública.Gordillo fue detenida en febrero de 2013 por policías federales en el aeropuerto de Toluca (Estado de México), a dos meses del inicio del Gobierno de Enrique Peña Nieto. El principal cargo que se le imputaba era el desvío de fondos por cerca de 2.000 millones de pesos (104 millones de dólares) provenientes de cuotas sindicales de los maestros del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), con más de 1,6 millones de profesores en sus filas. Elba Esther encabezó esta organización sindical por más de 20 años. En mayo de 2017, la imputada fue exonerada del delito de defraudación fiscal.

En diciembre de 2017, la Procuraduría General de la República (Fiscalía) permitió que la polémica exlideresa abandonara la cárcel tras cuatro años y 10 meses para obtener prisión domiciliaria en uno de sus lujosos departamentos en la zona de Polanco, en Ciudad de México debido a su salud. Incluso, unos días después, un juez ordenó retirarle a la sindicalista el brazalete electrónico, además de permitirle recibir visitas y recibir cualquier tipo de llamada telefónica. Sin embargo, otro magistrado restringió la comunicación de Gordillo en febrero pasado al considerar que hacía un uso “desmedido” de los dispositivos de comunicación y estos “podrían desestabilizar la paz y seguridad del Estado”.

Elba Esther Gordillo también fue secretaria general del PRI, el partido en el Gobierno, de 2002 a 2005, mismo año en el que fundó otro partido, Nueva Alianza.

Con información de El País

Notas relacionadas