Recomiendan fomentar producción agroalimentaria nacional para reducir compras a EU

CDMX.- La respuesta de nuestro país de gravar diferentes productos del campo provenientes de Estados Unidos, ante la aplicación de ese país de un arancel del 25 por ciento al acero y de 10 al aluminio importados de México, Canadá y naciones de la Unión Europea, repercutirá en los precios de venta al consumidor nacional, advirtió el Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA).

Ante ello, consideró necesario fortalecer las políticas de fomento productivo para ampliar la oferta nacional de insumos y bienes agropecuarios, con el fin de reducir la dependencia de las importaciones agroalimentarias; también, destinar mayor presupuesto a la producción y comercialización de estos productos.

Subraya que llevar a cabo estas acciones hará factible disminuir la demanda de estos alimentos procedentes de Estados Unidos, además de que permitirá estimular a los hombres del campo mexicanos para que los produzcan y oferten con calidad y a precios accesibles y sustituir los adquiridos en el mercado de EU.

En el análisis “Efectos de la aplicación de impuestos a la importación (aranceles) de diversas mercancías provenientes de Estados Unidos”, el CEDRSSA recomienda fortalecer los instrumentos de defensa de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) y refuerce su vigilancia en los precios de los alimentos, insumos, maquinaria y equipo.

Además, realizar campañas de consumo de productos locales para fortalecer la agricultura familiar; promover la sustitución de bienes importados, aprovechando la variedad nacional de frutas endémicas, quesos frescos y/o genuinos, frutillas y proteína vegetal.

Planteó impulsar la comunicación y coordinación interinstitucional en las secretarías de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación; de Economía, y de Hacienda y Crédito Público, involucradas directamente en la producción, distribución y comercio de alimentos, a fin de homologar la política comercial y productiva.

El organismo de estudio y análisis del sector rural, de la Cámara de Diputados, señala que al día de hoy los seis productos agropecuarios de EU seleccionados para ser gravados no pagan arancel, y el impacto total estimado de aplicarlo sería de 380.2 millones de dólares.

Con aranceles, los quesos y requesón de EU pagarían 96.6 millones de dólares; las piernas y paletas de cerdo, 190.6 mdd; embutidos y preparaciones alimenticias, 21.3 millones de dólares. Las manzanas registrarían un aumento de 55.3 millones de dólares; las uvas 16 mdd, y los arándanos 0.2 mdd.

Observa que un impuesto a la importación de estas mercancías se trasladaría al precio de venta al comprador, lo cual incidiría en una menor demanda, o bien, ser sustituidos por producción nacional.

Subraya que, de acuerdo a datos sobre la inflación general del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en la primera quincena de mayo de 2018 los embutidos y preparaciones alimenticias, diversos quesos, piernas y paletas de puerco registraron un incremento anual en sus precios de 5.21 por ciento, porcentaje mayor a la inflación general anual que fue de 4.46 por ciento.

Respecto a manzanas, uvas y arándanos, estos registraron una reducción anual en sus precios de 0.33 por ciento, por lo que la incorporación de un arancel encarecería sus precios, explica.

El Centro de Estudios considera que para conocer las consecuencias que podrían generarse en la economía mexicana, es necesario conocer la importancia que tienen los productos agropecuarios seleccionados a gravar en la actual relación comercial entre ambos países.

Cita que durante 2017, el intercambio comercial con EU de piernas y paletas de puerco, embutidos, preparaciones alimenticias, manzanas, uvas, arándanos y diversos quesos, fue deficitario a consecuencia de exportaciones por 473.4 millones de dólares (285.3 mil toneladas) e importaciones por mil 866.5 millones de dólares (1,046.6 mil toneladas).

Puntualiza que el 85 por ciento de las importaciones totales que hace México, proviene de Estados Unidos; de ahí la importancia que representan para el sector agropecuario de la Unión Americana.

Consideró necesario promover el diálogo entre representantes de los Congresos estadounidense y mexicano, con la finalidad de analizar los efectos de la aplicación de aranceles e identificar puntos de acuerdo y conciliación en beneficio de los productores y consumidores de ambos países.

Sugiere promover ante OMS procedimiento de solución de controversias

Ante la decisión estadounidense de aplicar aranceles al acero y aluminio, CEDRSSA recomienda promover ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) un procedimiento de solución de controversias, tal y como lo hicieron Canadá y países de la Unión Europea.

Estima que las medidas impuestas por EU al amparo de la Sección 232 de su legislación, argumentando amenazas a su seguridad nacional, violan el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio GATT de 1994 y el Acuerdo sobre Salvaguardias de la OMC, al no haberse adoptado conforme a los procedimientos previstos.

Notas relacionadas