Puede ser factor del aumento de violencia la discriminación laboral

El diputado Abel Cruz Hernández (PES) afirmó que la discriminación laboral impacta negativamente en la vida de las personas, ya que afecta sus ingresos y el acceso a otros derechos, como vivienda y seguridad social; y aqueja su salud mental y física. “Al final, los costos de la precariedad, la violencia, la inestabilidad y la exclusión laboral, cobran vidas”.

“Existen estudios que apuntan que la desigualdad ha impactado en el desarrollo del país y que puede ser un factor detrás del aumento de la violencia en años recientes”, sostuvo.

Propuso exhortar a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social para que, en coordinación con autoridades competentes de los tres órdenes de gobierno, promueva el fortalecimiento de acciones encaminadas a prevenir la discriminación laboral y protección y garantía de derechos laborales de las personas en todo el país.

Asimismo, solicitar al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) informar sobre el estatus de las quejas recibidas en el ámbito laboral, en este año.

El legislador, secretario de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, refirió que de acuerdo con el Conapred, entre enero de 2017 al mismo mes de 2018, se recibieron 260 quejas por actos de discriminación en el ámbito laboral que implicaron la pérdida del empleo para los denunciantes en empresas privadas; sin embargo, este Consejo sólo emitió dos resoluciones favorables para los quejosos.

Detalló que de 2011 a 2017 se abrieron 2 mil 935 expedientes por presuntos actos de discriminación laboral, de las cuales 2 mil 222 fueron quejas contra personas particulares y 713 a servidores públicos federales.

El motivo de discriminación más señalado es el embarazo, 24 por ciento; condiciones de salud, 19 por ciento; género, 12.57; apariencia física, 12.19; discapacidad, 10.8; la edad, 9.6 y preferencia u orientación sexual, 8.3 por ciento.

La mayoría de los actos denunciados, continuó, ocurrieron en la Ciudad de México, 70 por ciento; Estado de México, 10.49; Jalisco, 5 y Nuevo León, 2 por ciento.

Las quejas que recibe el Conapred evidencian que la apariencia física juega un papel importante en restringir el acceso al empleo, indicó el diputado.

En su punto de acuerdo, presentado ante la Comisión Permanente y remitido a la Segunda Comisión, enfatiza que en México prevalecen disparidades importantes en el acceso al empleo y todas las prestaciones y protecciones que supone; afectan particularmente a las personas por su preferencia sexual, indígenas, con discapacidad y mujeres.

No obstante, existen otros motivos como el estrato socioeconómico del cual provienen, es uno de los factores más importantes que condiciona el acceso al empleo de manera estructural.

Afirmó que las afectaciones que provoca la discriminación en el empleo son múltiples y en algunos casos, ocasiona una baja participación en el mercado laboral, tal y como ocurre con las personas con discapacidad, indígenas y mujeres, en todos los grupos sociales.

En otros casos, agregó, lo más común es tener acceso sólo a cierto tipo de trabajos, que no siempre están bien remunerados y que, por lo general, son precarios como ocurre con indígenas, migrantes y mujeres.

Cruz Hernández sostuvo que al interior del trabajo está el constante riesgo de vivir violencia física, sexual y emocional; también está el problema de laborar en una empresa o institución que no contempla las necesidades propias como de personas con discapacidad y quienes tienen la responsabilidad del cuidado en sus familias.

Además, está el riesgo de perder el empleo por razones discriminatorias, por ejemplo, embarazarse y la imposibilidad de crecer al interior del trabajo y llegar a ocupar los escalafones más altos en los casos de mujeres o quienes son de piel “más oscura”.

Destacó que se deben respetar los derechos laborales sin ningún tipo de discriminación y tener un buen trabajo y una vida laboral decente, bien remunerada, libre de violencia, que les permita también desarrollarse en otros ámbitos como la familia. “Invertir en la igualdad laboral, en este sentido, no sólo es justo, sino necesario”, puntualizó.

Notas relacionadas