Inicia programa en beneficio de niños con parálisis cerebral

Más de 50 niños y niñas tendrán mejores condiciones de vida al ser incorporados al Programa de Aplicación de la Toxina Botulínica del DIF Estatal, para pacientes con parálisis cerebral infantil que les permitirá contrarrestar sus problemas de movilidad por tener músculos permanentemente contraídos.

La ceremonia se desarrolló en el Centro de Rehabilitación y Educación, donde la presidenta del DIF Estatal, Cinthia Chavira Gamboa, encabezó el evento y entregó dos sillas de ruedas, una para la niña María Fernanda Herrera, del municipio de Janos, y la otra correspondió a Guillermo Isaías Sánchez, del municipio de Camargo.

En su mensaje, la titular del DIF Estatal enfatizó que los más de 50 infantes beneficiarios con esta aplicación experimentarán diferencias en su calidad de vida.

Dijo a los padres y madres presentes, que a partir de hoy, se inicia una nueva etapa de mejora en sus hijos e hijas, puesto que tener parálisis cerebral es como estar prisioneros.

Por eso, este día se celebra con alegría y un convivio que se preparó para que dejen de ser prisioneros de su cuerpo y se hagan amigos de su anatomía.

Indicó que este programa lo coordinarán expertos, por lo cual los niños que el DIF incorporó en este programa están en las mejores manos.

“Hoy marcamos la diferencia porque usamos la toxina para mejorar la vida de los niños y se le dará un detallado seguimiento a cada uno de los casos, para acompañarlos en este proceso”, afirmó la presidenta.

La titular del DIF en el Estado expresó a los familiares que es posible un mañana sin dolor, con más rehabilitación física, movimiento y la mejora día a día de los servicios que la Dirección de Rehabilitación del DIF ofrece a la ciudadanía.

Los niños beneficiarios registran espasticidad, un trastorno motor del sistema nervioso en el que algunos músculos se mantienen permanentemente contraídos, lo cual provoca la rigidez y acortamiento de los músculos e interfiere sus distintos movimientos y funciones como deambulación, manipulación, equilibrio, habla y deglución, entre otras.

El doctor Juan Francisco Javier Gómez, encargado del Programa, explicó que desde el año 2000 aplica este medicamento y a la fecha ha tratado a cerca de 2000 mil pacientes que estaban limitados en su movilidad, como si vivieran en una prisión, por lo cual existe una deuda con los infantes que viven esta situación y que con la inyección de la toxina Bobotulínica Tipo A los pacientes pueden tener una vida más independiente.

Señaló que esta toxina le quita la dureza a los músculos y la aplicación debe ser constante, implica muchos años de esfuerzo y entre más pequeños estén los niños, la evolución es mayor.

Indicó que no vale la pena aplicarla una vez, es imperativo que cada 4 meses se repita la aplicación para que registren mejoras.

Al final agradeció la invitación a colaborar con el personal del DIF Estatal de Chihuahua para mejorar la vida de la niñez de esta entidad.

La directora general del DIF Estatal, María Isabel Barraza Pack, dijo que estuvieron presentes familias beneficiadas con este programa provenientes de los municipios de Chihuahua, Camargo, Bocoyna, San Francisco d Borja, El Tule, Galeana, Matamoros, Nuevo Casas Grandes, Aquiles Serdán, Allende, Guerrero, Manuel Benavides, Flores Magón y de Valle del Rosario.

“Sabemos que a ustedes, más que moverlos un medio de transporte, los movió el amor a sus seres queridos, a nosotros nos mueve el corazón y la necesidad que enfrentan cada día con sus hijos”, indicó la funcionaria.

Dijo que el personal del DIF Estatal continuará con los programas en favor de quienes más han esperado el apoyo, en base a la sensibilidad de la presidenta del DIF Estatal y a la instrucción del gobernador Javier Corral, de trabajar por quienes menos tienen, menos saben y menos pueden.

La señora Isela Chaparro, proveniente de El Tule, compartió su testimonio y visiblemente emocionada relató que su niño Osiel Fernando Lira Chaparro tuvo problemas desde que nació, debido a un derrame cerebral que le provocó problemas de movilidad y de lenguaje.

“Me gana la emoción. Es un evento maravilloso. Es la oportunidad de una mejor calidad de vida para nuestros hijos. Le doy las gracias a la presidenta y a todos”, expresó a la concurrencia.

Comentó que ha sido una lucha tremenda desde que su hijo nació en Valle de Allende.

“Desde que me dicen, el día que él nació, que no estaba bien y que tenía que irme a Chihuahua, recién aliviada salí para acá 15 días, día y noche con él. A mí no me interesaba mi salud, me interesaba la salud de mi hijo y sé que las personas que están aquí se han encontrado en la misma situación”, comentó.

Añadió que para ella es un gran orgullo tener cuatro hijos, quienes han sido su fortaleza, pero Osiel ha sido su motor de vida.

Notas relacionadas