Deuda pública debe financiar proyectos productivos, no gasto corriente: Minerva Hernández

La coordinadora de la Subcomisión de Seguimiento a Participaciones Federales y Deuda Pública, diputada Minerva Hernández Ramos (PAN), resaltó que la Ley de Disciplina Financiera es muy clara al señalar que la deuda pública debe financiar proyectos productivos y “lo que se ve en la realidad, históricamente, es que se han fondeado temas de gasto corriente que han lastimado las finanzas públicas de muchas entidades federativas y del país”.

La diputada estimó que dicha Ley, a poco más de un año de su aprobación, tiene algunas inconsistencias, ya que “en el semáforo, no refleja la realidad de las entidades federativas respecto a los datos que se ven de la deuda”.

Otra inconsistencia, continuó, es que para establecer límites a gasto de las entidades federativas, se toma como punto de referencia el proyecto de presupuesto que la Secretaría de Hacienda y Crédito Pública envía a la Cámara de Diputados, el cual difiere con el realmente aprobado. Eso significa poner una atadura en las manos de las entidades, que reduce su posibilidad de maniobra, subrayó.

Por ello, dijo, se busca plantear las inquietudes de algunas entidades federativas y traducirlas en un articulado que mejore la ley.

En reunión de trabajo, la legisladora dijo que la deuda pública es una palanca de desarrollo “que, aplicada responsablemente, sería una maravilla que se traduciría en bienestar para las familias”.

Durante su presentación para informar la situación del Gasto Federalizado y la deuda pública, la diputada informó que al segundo trimestre de 2017 este tipo de gasto se incrementó en 61 mil 143 millones de pesos (mdp), equivalentes a un crecimiento real de 1.7 por ciento.

Además, la Deuda Subnacional se incrementó en un 146.6 por ciento real, al pasar de 116 mil 218.4 mdp en junio de 2002, a 564 mil 224.5 mdp al segundo trimestre de 2017, con una tasa media de crecimiento anual del 6.1 por ciento.

El saldo de la deuda subnacional, obtenido a mediados de 2017, representa el 99.2 por ciento del que correspondió al mismo periodo de 2016, es decir, tuvo una ligera reducción de 4.4 millones de pesos, apuntó.

Detalló que en términos absolutos, es decir, nominalmente, las cinco entidades federativas más endeudadas son: Ciudad de México, con 72 mil 911 mdp; Nuevo León, 66 mil 194 mdp; Chihuahua, 48 mil 489 mdp; Veracruz, 47 mil 036 mdp, y Estado de México, con 45 mil 979 mdp. Estos cinco estados concentran la mitad de la deuda subnacional.

En contraste, agregó, las entidades menos endeudadas, con montos menores a los 3 mil mdp, son: Tlaxcala, Querétaro, Campeche, Baja California Sur y Aguascalientes.

Respecto al Gasto Federalizado, la diputada explicó que las transferencias de recursos realizados fueron por 897 mil 197.8 millones de pesos, lo que representa 35.4 por ciento del Gasto Neto presupuestario ejercido a junio de 2017.

En cuanto a las participaciones federales del Ramo 28, afirmó que es el único rubro que presenta una tasa de crecimiento real positiva, respecto al mismo periodo de 2017, es decir, las participaciones a las entidades y municipios ha crecido casi en un 10 por ciento.

Este ramo, continuó, destaca porque reporta un incremento 3.5 veces superior al aumento de los recursos observados en el Ramo 33, correspondiente a Aportaciones Federales.

Precisó que el repunte anual del Ramo 28 es fundamentalmente el resultado de una mayor Recaudación Federal Participable (RFP), respecto de lo que se recaudó en el mismo periodo del año pasado. Con excepción de Campeche y Tabasco, todas las entidades mostraron crecimiento reales en las trasferencias de dicho ramo.

La mayor Recaudación Federal Participable se debe fundamentalmente, al aumento de los componentes del ISR y del IVA, los cuales logran compensar la caída del IEPS; además, hay un crecimiento en los ingresos petroleros por 31 mil millones.

Al segundo trimestre de 2017, también se registró un incremento en el Ramo 28 de 6.9 por ciento respecto del calendarizado previsto para 2017 y esto contrasta con el monto de las Aportaciones Federales (Ramo 33) que, en el mismo periodo, registró una caída del 5.1 por ciento respecto de 2016.

Y mientras las participaciones federales crecieron en 26 mil 612 millones, las aportaciones federales se cayeron hasta 17.8 mil millones de pesos, agregó.

Por otro lado, indicó, las participaciones federales pagadas contra lo calendarizado registraron un comportamiento positivo en 30 entidades federativas, entre las que destacan San Luis Potosí, Hidalgo, Baja California Sur, Jalisco y Veracruz.

En su turno, el diputado Gonzalo Guízar Valladares (Encuentro Social) indicó que la Ley de Disciplina Financiera estimula a los municipios y estados a que sean proclives a endeudamiento por el buen manejo de sus finanzas públicas.

Estimó que endeudarse no es malo, ya que es una palanca de desarrollo. “Malo es no ejercer los ingresos derivados de una deuda pública a los objetivos de desarrollo”.

Ejemplificó que Japón tiene una deuda de más del 250 por ciento; Estados Unidos maneja el 110 por ciento, por encima de su riqueza nacional. México tiene una deuda pública de aproximadamente 53 por ciento de su PIB, sin embargo, “no se ve el desarrollo”.

Enfatizó que el tema no es endeudarse, sino de “corrupción, impunidad, y no ejercer los recursos”. El reto, sostuvo, es direccionar los recursos, tener claro su origen y aplicación, y hacer una evaluación de los mismos.

Notas relacionadas

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.