Senado presenta la exposición Amor Perdido. El Bolero De Monsiváis

La Comisión de Cultura del Senado inauguró la exposición fotográfica Amor Perdido. El bolero de Monsiváis: Imágenes de Armando Herrera “El fotógrafo de las estrellas”, a través de la cual se hace un recorrido por una de las épocas más bellas y productivas de autores, intérpretes y cantautores de la llamada época de oro de los románticos.

 

En el Motor Lobby de la sede de esta Soberanía, se aprecian imágenes de Agustín Lara, Pedro Vargas, José Ángel Espinoza “Ferrusquilla”, María Victoria, María Luisa Landín, Consuelo Velázquez, Dámaso Pérez Prado, Los Panchos, Tongolele, Javier Solís, José, Elvira Ríos, Chela Campos, y Toña la Negra, entre otros, que permiten revivir la riqueza del bolero mexicano.

 

El presidente de la Comisión de Cultura, senador Gerardo Sánchez García, explicó que la muestra artística consta de 44 fotografías que dan ejemplo del trabajo de Armando Herrera, además de que así se rinde un homenaje al bolero, género musical favorito del escritor Carlos Monsiváis.

 

Héctor Herrera  expuso que su padre Armando Herrera, fue reconocido por diversas personalidades, como por el mismo Carlos Monsiváis, como “un hombre inteligente, dotado, además, de una gran inteligencia visual. A las personas sin talento especial las respetaba en sus términos, y no iba más allá, pero de los seres excepcionales supo extraer la combinación de rasgos y temperamento, de engreimiento ante la cámara y sensibilidad”.

 

El bolero  llega a México desde Cuba,  a través de la península de Yucatán, pero se considera que en 1921 nació el bolero mexicano con la interpretación de “Morenita mía”, de Armando Villarreal Lozano, y alcanza una alta popularidad entre 1940 y 1970.

 

El bolero mexicano logra su consolidación y proyección a  nivel internacional, de 1920 a 1930, respaldado por la gran influencia de la radio y la época de Oro del Cine Mexicano, en la cual las imágenes de Herrera se consideraban indispensables.

 

La muestra que se expondrá hasta el 16 de septiembre,  en coordinación con el Museo del Estanquillo, se compone de fotografías que forman parte importante de las colecciones del escritor Carlos Monsiváis.

 

Armando Herrera es considerado un “historiador gráfico” no sólo de las estrellas, sino de miles de familias de todos los estratos sociales que se retrataron en su estudio, que estuviera ubicado en el Centro Histórico.

 

Por la lente de la cámara de Herrera pasaron, entre 1934 y 1996, desfilaron otras grandes figuras de la música, la televisión y el cine mexicanos, como Mario Moreno Cantinflas, Pedro Infante, Germán Valdés Tin Tan, María Félix, Silvia Pinal, Pedro Armendáriz, Jorge Negrete y Emilia Guiú, entre otros.

 

Más allá de una forma de vida, la fotografía fue para Armando Herrera una oportunidad de tratar a la gente en su mejor momento, sobre todo en el caso de los artistas que retrató, ya que había una imagen que trabajar para el público, el cual muchas veces sólo tenía acceso a sus estrellas a través de esas fotografías.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*