Juarenses aprenden el oficio de carpintería en Centros Comunitarios

Hombres y mujeres aprenden el oficio de carpintería en centros comunitarios del Municipio, como una manera tanto de construir sus propios muebles como hacer de este oficio su fuente de ingresos.

Esto es lo que ocurre en el Centro Comunitario Francisco I. Madero, ubicado en la colonia del mismo nombre justo en el cruce de las calles Juan Balderas y Pablo Cuarón, en donde el maestro carpintero Jorge García Zepeda, capacita a alrededor de una docena de personas, que acuden a distintas horas de las 9 de la mañana a 3 de la tarde.

Explica que quienes quieren aprender el oficio sólo tienen que acudir al Centro Comunitario, a cargo de Ana Velia Acosta, designada hace un mes por el Director General del ramo, Carlos Humberto Corona Tarango, para promover los diversos talleres que se ofrecen en el lugar, con el impulso decidido del Presidente Municipal, Armando Cabada Alvídrez.

García Zepeda tiene alrededor de 40 años en el oficio, que dice aprendió desde que visitó una carpintería en su juventud y le gustó lo que vio.

Indicó que no es necesario tener conocimiento alguno sobre esta actividad, basta con que la persona tenga el interés de aprender, así como tampoco la edad ni el sexo.

Cuando se activan los programas de capacitación que patrocina el gobierno federal, aumenta el número de personas que acuden al taller.

Recuerda que entre sus alumnos han estado desde adolescentes hasta personas de edad mayor, quienes empiezan conociendo el uso de la cinta de medir, las máquinas, así como de la herramienta con las que se cuenta y en que se utiliza cada una de ellas.

Posteriormente se les enseña como cortar la madera y comenzar a darle forma. Si se cuenta con el material se les proporciona sin costo alguno, de lo contario deben comprarlo.

Sus estudiantes inician haciendo algún mueble para sus casas y al finalizar ya pueden ofrecer este servicio, en sus propios talleres, a posibles clientes.

Indicó que a lo largo de los años en los que ha enseñado el oficio, entre sus pupilos hay tanto hombres como mujeres, mostrando éstas últimas una mayor dedicación.

Han iniciado fabricando algún mueble para sus hogares, como cocinetas, mesas, sillas y otros, pero ya hay algunas que tienen su propio negocio de carpintería.

Comentó que primero les enseña como trazar un mueble.

El costo de recuperación es de 50 pesos semanales, pero con ese pago tienen la oportunidad de acudir cinco días a la semana, unas cuantas horas o las 6 que dura la instrucción diariamente.

Esto significa que el costo real del aprendizaje es de 10 pesos diarios si asisten toda la semana de lunes a viernes.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*